viernes, 5 de febrero de 2010

DOS AÑOS JUNTOS


Si mi amor, mi tesoro, mi vida, mi princesa, mi sol, mi alegría, mi corazón, mi razón....
Hace dos años que estamos juntos, dos años imposibles de resumir en unas líneas, dos años de alegría y amor, de completa felicidad.
Y parece que fue ayer, como siempre se dice, pero que verdad es. El 4 de febrero del 2008, recibimos una llamada de Ines, diciéndonos que tenían una niña para nosotros, tenían a nuestra hija y que en 3 días, el 7 de febrero, podríamos llevárnosla a casa. Que tres días pasamos, los recuerdo perfectamente con todo detalle, el momento en el que papa me llamo a la oficina, la llegada a conselleria, cuando nos hablaron por primera vez de ti, nuestra hija, de cómo eras, donde estabas, de donde venias.... , los nervios, las emociones que se escapaban en forma de lágrimas, la felicidad, el miedo, pero sobre todo recuerdo la sensación de tener lleno el corazón, estos corazones que estaban incompletos sin ti.
Luego llegaron los días frenéticos de preparativos, la cuna, el carro, la ropita, las llamadas a la familia y amigos, mas lágrimas, mas alegría, mas nervios.
Y por fin, el momento mas esperado en nuestras vidas, verte y abrazarte por primera vez, todavía me emociono al recordarlo. Te vimos aparecer por el pasillo de conselleria en brazos de Mari, tan pequeñita, tan poquita cosa, tan extraña para nosotros y tan nuestra a la vez. Fue algo increíble, algo tan tan esperado y tan deseado que no terminábamos de creérnoslo. Pero ya estaba, ya te teníamos, ya estabas en nuestros brazos, ya te podíamos besar, acariciar. Y no era un sueño más, de los tantos que tuvimos en los 8 años que estuvimos buscándote. Era realidad. Éramos padres. Tú eras nuestra HIJA.
Muchas veces te hablamos de ese mágico día, te decimos; te acuerdas del día que los papas fueron a por ti a Alicante, que tú estabas con Juan y con Mari, y tu muy graciosa nos contestas "TACUERDAS??". Como no nos vamos a acordar.
Ha sido un embarazo de muchos años, y en parto de 3 días. Pero sin lugar a duda ha valido la pena.
Luego los días empezaron a corre de una forma loca, tantos como 730 días han pasado ya. Cuando llegaste eras muy pequeñita, mas de lo normal, pero pronto empezaste a crecer y crecer, eras muy tranquila, no nos extrañaste nada y mira que esos primeros días la casa estuvo siempre llena de gente. Gente que venia a verte, gente que deseaba tu llegada también. Has sito una niña muy muy deseada, y no solo por tus papas, también por la familia y amigos que nos acompañaron en este largo proceso. Dormías mucho, comías muy bien, te reías mucho.. Un verdadero tesoro.
Ahora te has hecho toda una niñita, estas muy grande, muy guapa, muy lista, muy pilla, muy graciosa, muy simpática, muy bailarina, muy musical (ósea, que te quedas boba viendo tocar cualquier instrumento, los reyes te han tenido que traer una guitarra y un piano te gustan mas que las muñecas), ahora ya no eres tan tranquilita, jijiji, ni mucho menos, ahora eres todo un terremoto, no paras ni un momento y tienes mucho genio y la mano muy larga, cosa que hacer que en ocasiones perdamos un poco los nervios.
Pero todo esto da igual te queremos y te querremos siempre, guapa, fea, lista, menos lista, cuando ríes y cuando entras en cólera. Te queremos a ti, a nuestra princesa Sara que un día de febrero llego a nuestra casa para darle sentido a nuestras vidas.

1 comentario:

El rincón de nuestr@ hij@ del corazón. dijo...

Ays Esther ya han pasado dos añosssssssssss, parece mentira como pasa el tiempo ¿verdad?. El otro día ví una foto en mi móvil, la que nos mandasteis en la sillita del coche nada más salir de Consellería. Como ha cambiadooooooooo, está hecha toda una señorita.
Felicidades por esos dos añitos y que muy pronto Candela llegue a vuestro hogar.
Muchos besos.
Geli y Manolo.